RESEÑA

TRES DOCUMENTALES NOMINADOS AL OSCAR QUE PUEDES VER EN LÍNEA

Por:  Daniel Aguilar Torres  @taco_mutante

DOCUS NETFLIX

Con el pretexto de las nominaciones al Oscar 2020, recomendamos algunas cintas que pueden consultarse en la web con todas las de la ley.

Las generalizaciones, lo sabemos, son siempre irreales y peligrosas. Sin embargo, cada año la llegada del Oscar (premio de la Academia del cine estadounidense) es constantemente interpretada como la última palabra del cine en el mundo.

Ante tal panorama, las premiaciones no deberían ser incuestionables respecto a la calidad fílmica del año (mucho menos, del mundo) ni una reafirmación de la opinión propia, sino servir para reconsiderar la construcción de nuestro gusto y, sobre todo, descubrir películas que en su momento no pasaron por nuestro radar. Tal es el caso de las nominadas a Mejor Largometraje Documental. Mientras esperamos el estreno de Honeyland y The cave (ambas serán distribuidas en México por Alameda Films), podemos acercarnos al resto de las nominadas:

Al filo de la democracia (Petra Costa, 2019).

La democracia en Brasil y yo tenemos casi la misma edad”. Petra Costa (su Elena del 2012 también está en Netflix) emprende un viaje introspectivo por la historia de su país para componer una elegía a la democracia y los ideales de la revolución, sepultados por el truculento triunfo de Jair Bolsonaro en 2018. A través de material de archivo, grabaciones originales y sus propias memorias, muestra el ascenso y caída de Lula da Silva y Dilma Rousseff en un documental que elude lo noticioso para entregar una visión muy personal y reflexiva sobre el estado del mundo.

Aunque centrada en un periodo particular, no se atiene a una cronología rígida, pues dentro de su visión histórica y cinematográfica el pasado, presente y futuro son uno mismo. La directora deja clara su convicción de izquierda, pero no por ello omite los fallos de los exmandatarios; antes bien, los señala y concentra su crítica en cómo la derecha radical los aprovechó para disfrazar de justicia un claro acto golpista.

Con ecos de su connacional No intenso agora (Salles, 2017), se trata de un ejercicio estimulante y tremendamente trágico, cuya vigencia establece lazos con la realidad de varios países, especialmente latinoamericanos. El mayor acierto de Costa es entender al documental como otra forma de subjetividad, y nunca como medio noticioso ni propagandístico.

Ver en Netflix: https://www.netflix.com/title/80190535

American Factory (Julia Reichert & Steven Bognar, 2019).

Sigue el desarrollo de la primera fábrica estadounidense de la empresa china Fuyao, líder en el mercado del vidrio automotriz, en una ciudad de Ohio aún azotada por el desempleo traído por el cierre de la General Motors local en 2008. El registro se extiende por años y encuentra una atractiva diversidad temática sin que la presencia de las cámaras se note intrusiva.

Desafortunadamente, ésta resulta desbalanceada: concentra tanto tiempo y peso en las diferencias culturales entre chinos y estadounidenses que pareciera concluir que los problemas mayores (explotación laboral y condiciones precarias) son su consecuencia y no escarba en otros elementos presentados, como el capitalismo voraz. Tampoco sería atinado decir que es racista o que legitima el "capitalismo light": la crítica está presente, pero apunta sin disparar. El montaje lastra la profundización en el mal sistémico, resultando en una ambigüedad fácil de asociar con cierto discurso ultranacionalista, a pesar de mantenerse del lado de los trabajadores.


No deja de ser recomendable su visionado, al menos por los temas que quiere (pero no siempre logra) poner en la mesa y el humor que encuentra en la distopía industrial, así como por ser un recordatorio de aquello que Michael Moore ya había logrado con mayor  destreza fílmica y valentía en su opera prima, Roger & me (1989)
.

Ver en Netflix: https://www.netflix.com/title/81090071

For Sama (Waad al-Kateab & Edward Watts, 2019).

El propio Watts estaría de acuerdo en que, aunque hay dos nombres en la dirección, esta cinta le pertenece a Waad al-Kateab: Tras filmar durante 5 años las atrocidades de la guerra en Siria, la cineasta recupera ese material para crear una carta fílmica dirigida a su hija Sama, buscando explicarle (y a sí misma) por qué tomó junto a su esposo (médico) una serie de decisiones que arriesgaron la vida de su familia.

Dos cosas resultan inauditas: Primero, la honda intimidad del filme, que al estar dirigido a una sola persona (Sama) y contada desde la visión de su madre, vuelve familiar un tema usualmente visto de forma frívola y le dota una dimensión humana crucial. Segundo, la crudeza de las grabaciones presentadas, que aproximan la desolación de la guerra como pocas veces había pasado en el cine.

Nos golpea con una serie de imágenes sin filtro que transmiten un pedazo del dolor inhumano que atormenta a los habitantes de Alepo y de cualquier pueblo en conflictos bélicos. Su muy justificada explicitud se tatúa en la memoria de manera  perturbadora y nunca es complaciente con la audiencia (“miles vieron mis reportajes, pero nadie ayudó”).

Por ello, podría decirse que cierto tono melodramático del final acaba sobrando; abre también un necesario debate sobre la pertinencia de mostrar gráficamente las atrocidades perpetradas, y nuestra renuencia a verlas a pesar de reconocerlas. Pero cualquier anotación sobre su técnica resulta banal ante un trabajo de tal urgencia humana. 

Ver gratis en Frontline (sólo subtitulada en inglés): https://www.pbs.org/wgbh/frontline/film/forsama/